Payday Loans
cabecera22.jpg
Servicios Para una Educación Alternativa A.C.

75Impunidad, autoritarismo y violencia marcaron el fracaso del gobierno de la alternancia en Oaxaca.

1.- La alternancia política en Oaxaca tiene como precedente un proceso histórico –de al menos tres décadas– en el que se suscitaron revueltas sociales y dinámicas de inconformidad ciudadana para sacudirse el yugo de un gobierno despótico y autoritario. Este régimen autoritario originó pobreza, desigualdad y violencia. A principios de este siglo, Oaxaca ocupaba el segundo lugar de pobreza nacional y mantenía los índices más bajos de desarrollo humano en México. Estos fueron los saldos funestos de más de setenta años que se mantuvo en el poder el Partido Revolucionario Institucional (PRI). Después del conflicto social de 2006, la permanencia del PRI en el gobierno, tenía sus días contados.

2.- Así como Roma no se construyó en un día, la alternancia política en Oaxaca no se dio de la noche a la mañana. Fue producto de un complejo entramado social que decantó en la coyuntura política-electoral de 2010. Cuatro influjos sociales propiciaron este escenario: a).- La lucha magisterial y popular de los años ochenta y noventa; b).- Las demandas del movimiento indígena que cobró más fuerza en Oaxaca después del levantamiento zapatista de 1994; c).- El movimiento estudiantil, así como la organización de barrios y colonias de la ciudad de Oaxaca, y d).- La irrupción de las organizaciones civiles y movimientos alternativos: derechos humanos, derechos de las mujeres, educación, desarrollo y cultura. Estas hebras históricas se entrelazaron en un escenario convulso para generar condiciones culturales y empujar cambios estructurales en el estado.

3.- La alternancia política en Oaxaca fue algo más que el resultado de pactos cupulares entre las principales fuerzas políticas (PAN-PRD-PMC-PT) en las elecciones estatales de 2010. La alternancia fue producto de múltiples esfuerzos de la ciudadanía, que con una agenda de transformación democrática, orillaron a los actores político-partidistas a tejer un consenso y consolidar una alianza. El país ya experimentaba su segundo periodo de alternancia con el gobierno de Felipe Calderón (PAN). El mapa político de México ya no solo era rojo, se pintaba ahora con los colores de los partidos políticos opositores al PRI. En Oaxaca, la alternancia se construyó con una pluralidad de voces y demandas sociales, su principal fuerza constituiría a la vez su enorme debilidad.

4.- El 1º de diciembre de 2010, en su discurso de toma de posesión, el gobernador Gabino Cué Monteagudo señaló: “Me comprometo a ejercer un gobierno con proyecto ciudadano; un gobierno contra cualquier forma de autoritarismo y opresión; que respeta las libertades y derechos humanos de los oaxaqueños; democrático y tolerante con las expresiones disidentes y las inconformidades colectivas”… El programa y proyecto político de Gabino Cué retomaba las demandas de la sociedad que se expresaron en la antesala de la alternancia: respeto a los derechos humanos, lucha contra el autoritarismo y tolerancia a la protesta e inconformidad social. En una evaluación somera podemos afirmar que este proyecto, después de seis años, fracasó.

5.- Al inicio de la administración gabinista se elaboró un Programa de Gobierno y un Plan de Desarrollo que contenían los temas centrales de una agenda ciudadana: Derechos Humanos, Pueblos Indígenas, Equidad de Género y Desarrollo Sustentable. La sociedad civil organizada enfrentó un dilema: colaborar con el gobierno de la alternancia o permanecer como un polo crítico del mismo. Un sector de la sociedad civil impulsó a sus mejores cuadros para ocupar las instituciones encargadas de estos rubros: Secretaría de Asuntos Indígenas, Coordinación de Atención a los Derechos Humanos, Instituto de la Mujer Oaxaqueña, Secretaría de Desarrollo Social y Humano, Consejo Estatal de los Derechos de Niñas Niños y Adolescentes, Coordinación de Atención al Migrante, entre otras instituciones. Así también, dirigentes sociales se incorporaron al gobierno del “cambio”, con todo y sus demandas. Por otra parte, algunas otras organizaciones civiles y sociales, permanecieron expectantes y al margen de este gobierno. Desafortunadamente no se logró consolidar un polo crítico y una agenda política de la sociedad civil y movimiento social que señalara el inminente extravío del gobierno de la alternancia.

6.- Durante la primera mitad del gobierno de la alternancia hubo logros parciales que vale la pena señalar: a).- Se impulsó una reforma política que reconoció instrumentos de participación ciudadana, se creó un nuevo órgano electoral (IEEPCO), se reconocieron los sistemas normativos indígenas y se legisló sobre justicia electoral, b).- En materia de derechos humanos se creó la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca y una legislación en la materia; se promovió una Coordinación de Atención a los Derechos Humanos; se realizó un Diagnóstico y un Programa de Derechos Humanos con el apoyo de la ONU, c).- En cuanto a los derechos de las mujeres, se reformó el Código Penal para incorporar el delito de Feminicidio, se creó el Protocolo de Investigación sobre este mismo delito y se instituyó la Subprocuraduría de Delitos contra la Mujer por Razón de Género, así también se estableció el Centro de Justicia para las Mujeres. Los avances eran lentos y mínimos frente a las grandes expectativas que se habían creado con el nuevo gobierno.

7.- ¿Qué hizo posible que se lograran estos avances en el estado? Entre otras razones podemos mencionar las siguientes: Una activa participación de organizaciones de la sociedad civil y la academia en la generación de propuestas para reformar las leyes y crear una nueva institucionalidad; un Congreso Local controlado por los partidos de la coalición, y una mayor coordinación de éste con el ejecutivo; el desconcierto del PRI, los reacomodos internos y la falta de liderazgos de ese partido; el bono democrático del que aún gozaba Gabino Cué en sus primeros años de gobierno. Los resultados de los primeros tres años de gobierno no eran los suficientemente palpables para el resto de la ciudadanía. El gobernador Gabino Cué pidió calma y llegó a decir que la transición alcanzaría a consolidarse en 25 años.

8.- Después de los primeros tres años de gobierno se perdió la oportunidad de consolidar la alternancia en Oaxaca. Para entonces el PRI había recuperado la presidencia de la república, con Enrique Peña Nieto a la cabeza (2012), y este mismo partido había conquistado el Congreso Local en Oaxaca (2013). La coalición opositora no pudo afianzarse como gobierno y se desató una crisis al interior del gabinete. Si bien, hubo esfuerzos de organizaciones sociales y de liderazgos provenientes de la sociedad civil, que se incorporaron al gobierno, por posicionar una agenda democrática, los temas claves de la alternancia y transición quedaron desdibujados en las disputas por el poder al interior del gabinete estatal. La agenda de las mujeres, pueblos indígenas, niñez, migrantes, desarrollo sustentable, educación, justicia y derechos humanos, no fue una prioridad en el gobierno de la alternancia.

9.- Lo que si resultó una prioridad para el gobierno de Gabino Cué fueron las inversiones económicas en el estado. La administración gabinista abrió las puertas a la inversión externa en los rubros de minería, energía eólica, industria automotriz, turismo, infraestructura carretera y aeroportuaria. Gabino Cué optó por impulsar un modelo extractivista de la economía, además de fortalecer la dependencia y control de los recursos que brinda la federación. Mientras fuera de Oaxaca se ofrecía “tierra barata” a los inversionistas, al interior del estado se colapsaba el sistema de salud, aumentaban los conflictos comunitarios, se desataba la persecución contra dirigentes políticos y defensoras y defensores comunitarios de la tierra y el territorio, incrementaba la violencia política, y la violencia contra las mujeres. El número de feminicidios se disparó a una taza mayor que el sexenio pasado. Desde el comienzo de la actual administración hasta la fecha se contabilizan más de 500 feminicidios en la entidad oaxaqueña.

10.- Sin duda, el signo más evidente del fracaso de la alternancia y transición democrática de este gobierno fue su actuación en la imposición de la Reforma Educativa y en los trágicos acontecimientos ocurridos en Nochixtlán Oaxaca. El 19 de junio de 2016, conocido también como “domingo rojo”, ocurrió en Nochixtlán la más fuerte agresión que haya sufrido una manifestación social a manos de la policía y fuerzas armadas federales. La Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, reportó que en los operativos realizados por la policía federal y estatal para liberar vialidades y levantar el bloqueo de la autopista Oaxaca-Tehuacán, a la altura del entronque con Nochixtlán, se suscitó una agresión que tuvo como resultado ocho muertos y 185 heridos. Las bajas, y la mayoría de heridos, fueron civiles. En su discurso de toma de posesión Gabino Cué se comprometió a respetar los derechos humanos y a ser tolerante con las manifestaciones de inconformidad social, la represión contra el magisterio y el movimiento social oaxaqueño echaba por tierra este compromiso de su gobierno. Ni los gobiernos más represores del régimen autoritario habían actuado tan brutalmente. Los acontecimientos de junio de 2016 evocaron una etapa que parecía superada en Oaxaca.

11.- Gabino Cué Monteagudo entregará nuevamente el poder al PRI. Termina su sexenio en franca crisis política, deja un estado colapsado. La deuda pública de Oaxaca asciende a más de 14 mil millones de pesos. Los Servicios de Salud enfrentan una dura crisis por la falta de presupuesto para la atención básica a los usuarios. La crisis en el transporte público, por el otorgamiento de concesiones de manera poco transparente, no tardará en poner en jaque al estado. La opacidad en el sector público y la inhabilitación de funcionarios corruptos. El incremento de la inseguridad y el crimen organizado en especial en las regiones de la cuenca, la costa, el istmo y los valles centrales. La situación en el estado de Oaxaca es signo inequívoco del fracaso del gobierno de la alternancia.

12.- ¿Por qué fracasó la alternancia política en Oaxaca? Podemos señalar tres hipótesis o conjeturas que podrían explicar el rotundo fracaso del “gobierno del cambio”:

I.- La falta de visión y liderazgo político de Gabino Cué y de su circulo más cercano de colaboradores. No tuvieron los suficientes resortes y capacidad de gestión política para mover la embarcación cuando existían todas las condiciones objetivas para hacerlo. Cooptaron a dirigentes, dividieron a las víctimas del movimiento social entregando limosnas como reparación del daño, reprimieron la protesta social. Actuaron como los peores gobiernos priistas predecesores.

II.- El gobernador y su primer círculo, cedieron el poder a sus aliados estratégicos y agentes externos a su gobierno, quienes solo vieron en éste la posibilidad de hacer negocios y lucrar a costa del erario público. Pactaron con todos los grupos de poder fáctico y con todos quedaron mal. Entregaron desde el primer día el gobierno al PRI. Para los dirigentes de las organizaciones sociales y civiles, que llegaron a ocupar cargos dentro del gabinete, dejaron los temas “suaves”, sin recursos y con poca capacidad de incidencia. La agenda de derechos humanos quedó sepultada en la era de la alternancia.

III.- Faltó mayor imaginación política del sector de las organizaciones y grupos sociales que influyeron en la alternancia, para acompañar un proyecto y un programa político. Denunciar los excesos del poder, llamar a cuentas a los operadores del cambio, influir en las decisiones y políticas públicas más importantes, en otras palabras tomar el control de una embarcación, de alguna manera, secuestrada por otros grupos de interés.

Para finalizar, es importante mencionar que las alternancias políticas no dependen exclusivamente de quien las dirige, en este caso el gobernador y el grupo gobernante, es necesario crear los contrapesos y acompañamiento necesario para evitar su naufragio. Las alternancias se traducen también en un cambio en las relaciones de poder, en el fortalecimiento de una cultura democrática y una mayor participación ciudadana. Esto no ocurrió durante el sexenio. Gabino Cué, sin duda, pagará el costo político del fracaso de la alternancia y transición en Oaxaca, pero en este hundimiento perdemos todos.

Servicios para una Educación Alternativa A.C. EDUCA

30 de Noviembre de 2016

FOTO: Tomada de Expansión CNN.

Share
captcha 
Gracias por tu suscripción, algunas ocasiones el boletín llega a la bandeja de "Correo no deseado", te pedimos revisarla para evitar que se acumulen ahí.

DENUNCIA OAXACA-01