Payday Loans
cabecera22.jpg
Servicios Para una Educación Alternativa A.C.

DKQ22tkV4AA6EGQ“Nuestros hornos se destruyeron totalmente, no tenemos donde hacer comida para nuestros hijos ni para alimentar a la familia, mucho menos para vender totopos, que es de donde juntamos nuestro dinerito”, dice con la voz quebrada Ángela Orozco López, mujer originaria de San Dionisio del Mar, Oaxaca, quien junto con la mayoría de las mujeres de la población, vieron destruidos los hornos ancestrales en los que cocinan. San Dionisio del Mar se encuentra al oriente del estado de Oaxaca en el Istmo de Tehuantepec y es uno de los lugares más afectados, luego del terremoto del 7 de septiembre. También uno de los más olvidados. La realización y venta de totopos permite a las mujeres ser dueñas de su tiempo y sus ganancias, sin embargo, durante los 3:49 minutos que sacudieron -particularmente el Istmo de Tehuantepec- las casas de abobe y piso de tierra de la comunidad sufrieron daños críticos, a los que se sumó la destrucción de los hornos de barro de la mayoría de las familias ikoots de San Dionisio del Mar. Del temblor resurgió el invencible corazón istmeño, dice la poeta juchiteca Natalia Toledo. A pesar de que la reconstrucción de San Dionisio del Mar -y demás poblaciones istmeñas- será lenta, queda el anhelo de poder regresar, probar y compartir los inigualables totopos con queso, frijoles, camarón seco o pescado horneado. Leer todo el reportaje de Atziri Avila:

Mujeres istmeñas: sin hornos y sin tiempo para llorar. Leer también: Nuevo susto para Juchitán, Psicosis por rumores de inseguridad en Juchitán y ¡No nos dejen solos!, un grito desesperado en el Istmo. Algunos centros de acopio: Terremoto: Llamados urgentes, acciones de solidaridad y centros de acopio

DKLo 6nUIAAhg1-Ayer 19 de septiembre tembló en la región centro de México. Se reportan al momento 225 personas muertas bajo los escombros. Este 19 de septiembre, cuando se conmemoran 32 años de los sismos que devastaron a la Ciudad de México en el año 1985, la gente todavía salía del simulacro con el que se recuerda esta fecha, cuando la alerta sísmica se escuchó nuevamente pero ahora para avisar un nuevo sismo de magnitud 7.1 con epicentro a tan sólo 120 kilómetros de la Ciudad de México. El terremoto ocurrió a las 13:14 horas y el epicentro se localizó en los límites de Morelos y Puebla. La sociedad civil y las personas voluntarias emergen una vez más para solidarizarse y hacer labores de rescate. El terremoto ha causado severos daños en la Ciudad de México, Puebla, Morelos, Estado de México, la zona norte de Guerrero y en la mixteca oaxaqueña. En la Ciudad de México, las colonias Roma, Doctores, Narvarte, Del Valle, Nápoles y al sur se cuentan 44 edificios colapsados. El municipio de Jojutla, Morelos, es uno de los más golpeados y sus calles, la presidencia municipal y algunos edificios se colapsaron, 12 personas murieron. El Frente Juvenil En Defensa De Tepoztlán denuncia en su cuenta de Facebook: “Prácticamente 10 minuto duró la visita del Gobernador Graco Ramirez a la zona de desastre en el centro de Jojutla, solo recorrió dos cuadras de la calle Ricardo Sanchez. Se tomó la foto con una de as afectadas y se retiró al albergue de la perseverancia de Jojutla”. Por su parte la brigada rescatista de los topos ha publicado el siguiente tuit: "Seguimos rescatando en edificios derrumbados, estamos en los principales puntos donde hay gente atrapada. Apoyen en Albergues y Acopios".

Video: Como en 1985, miles de voluntarios salen a brindar ayuda (2 min.). Crónica de Arturo Rodríguez García: Una tarde en el colapso, sin más alerta que el movimiento. Leer también: “Limpiaparabrisas”, primeros en reaccionar ante la emergencia en Morelos y Voluntarios corren a Osorio Chong de una fábrica que colapsó en el Centro (Video). Puebla: El sismo deja al menos 43 muertos en Puebla; edificios religiosos, los más afectados. Guerrero: En Guerrero mueren tres personas y se lesionan cinco por el sismo; colapsan 200 viviendas (Video). Para denuniar abusos de funcionarios y autoridades: Ventana Ciudadana de La Jornada. Artículos de opinión: Repite la tragedia del ’85: ¿tampoco habrá culpables?, por Enrique Galván Ochoa. Gobernantes entumecidos, Sociedad civil en acción, por Julio Hernández López. Foto: La Jornada.

 

Campananana23Es responsabilidad del Estado crear leyes, políticas, programas, instituciones y mecanismos, que garanticen la protección al trabajo que realizan personas defensoras de los derechos humanos. Este mandato está establecido en el sistema universal de derechos humanos, del cual México ha firmado y ratificado convenios, así como en las leyes mexicanas. Especialmente en el Artículo 2 de la Constitución Política derivado de la Reforma Constitucional de 2011. Además, es obligación del gobierno garantizar que el sistema de justicia y la seguridad pública procuren protección a los ciudadanos y en especial a las personas defensores de derechos humanos. La existencia de instituciones y mecanismos de protección creados por el Estado, tendrían que ofrecer una puerta de entrada, que puede ser útil, para mejorar la protección al trabajo que realizan los defensores y las defensoras; o bien facilitar el acceso a otros espacios tradicionalmente cerrados, como las instituciones de seguridad pública o de procuración de justicia.

Consultar el protocolo para la atención a defensoras y defensores comunitarios de Oaxaca.

foto jtreatSiete ONG´s denuncian el oportunismo de partidos políticos y precandidatos y advierten que la presencia de empresas en la zona no sustituye la obligación del gobierno de atender a las personas afectadas. En un boletín de prensa, informan sobre la Misión de Observación de Ayuda Humanitaria (MOAH) que recorrió la zona del Istmo de Tehuantepec en Oaxaca, atestiguando la falta de coordinación gubernamental en la distribución de la ayuda humanitaria y el uso discrecional de los escasos recursos que han llegado a la zona. Entre los hallazgos más relevantes de la Misión de Observación, destaca que políticos y funcionarios públicos “han caído en el oportunismo al condicionar la ayuda humanitaria entregándola únicamente a las personas cercanas al gobierno y los partidos políticos, algunos incluso reetiquetan y recanalizan los víveres que llegan a la zona”. La MOAH enfatiza que ante la grave situación de desastre provocada por el sismo las personas afectadas son titulares de derechos, NO objetos de ayuda, y por ello su voz debe ser escuchada en primer lugar durante esta etapa de respuesta y la futura etapa de reconstrucción y recuperación. Tras el sismo del pasado 7 de septiembre, siete organizaciones expertas de la sociedad civil conformamos una Misión de Observación de Ayuda Humanitaria (MOAH) que recorrió la zona del Istmo de Tehuantepec en Oaxaca, atestiguando la falta de coordinación gubernamental en la distribución de la ayuda humanitaria y el uso discrecional de los escasos recursos que han llegado a la zona.

 Respuesta inadecuada e insuficiente de los tres niveles de gobierno ante desastre por sismo en Oaxaca: ONGs. Más información: Hay una destrucción impresionante que el gobierno está atendiendo tarde, concluye misión de observación sismo. Contexto: La reconstrucción con dignidad es tan importante como la respuesta inmediata. Foto: Jonathan Treat.

IMG-20170911-WA0175A poco más de una semana de ocurrido el terremoto de 8.2 grados que sacudió la región sur de México. En Educa, compartimos el impresionante relato de Cristiano Talle, quien vivió las devastadoras consecuencias que se suscitaron en San Mateo del Mar.

"Apmamong, apmamong müm, apmamong…" (‘...Va a pasar, va a pasar señora, va a pasar…’), pero no, nunca pasaban esos dos minutos, abrazados unos a otros como niños, la anciana que me hospedaba en su casa, su nieto y yo, él, un muchacho de alrededor de 25 años que había decidido dormir esa noche con su abuela para cuidarla... cerca, demasiado cerca quizás de un gran árbol de tamarindo al centro del patio sacudido como una hierba por las manos gigantes de una inagotable fuerza subterránea que venía desde muy abajo, dando vueltas centrífugas hacia muy lejos... Las raíces del árbol las he percibido distintamente vibrar bajo mis pies casi al punto de salir del suelo, mientras, alrededor de nosotros, todo flotaba y volteaba como en un gran mar espeso de arena... las sillas, los catres, el ventilador, los baldes... Han sido muy largos esos dos minutos de devastación, alumbrados por una luna plena que permitía ver todo lo increíble que pasaba alrededor de nosotros... ¡pero al final ya pasaron!

 Leer la crónica completa de Cristiano Talle. Contexto: San Mateo del Mar después del terremoto, entre angustia y organización.

captcha 
Gracias por tu suscripción, algunas ocasiones el boletín llega a la bandeja de "Correo no deseado", te pedimos revisarla para evitar que se acumulen ahí.

DENUNCIA OAXACA-01