Payday Loans
cabecera22.jpg
Servicios Para una Educación Alternativa A.C.

segundo conversatorioJueves 13 de diciembre, 17:00 hrs.

Museo de Arte Contemporáneo (MACO), Macedonio Alcalá 202, Centro, Oaxaca.

En este segundo conversatorio contaremos con la participación de Elia Méndez García, investigadora y autora del libro “De relámpagos y recuerdos… Minería y tradición de lucha serrana por lo común”; Samuel Jose Rosado Zaidi, integrante del Colectivo Multidisciplinario por las Alternativas Locales (COMAL) y Gustavo Castro Soto, Integrante de Otros Mundos-Chiapas y de la Red Mexicana de Afectados por la Minería (REMA)-teleconferencia.

Desde hace una década, se han reactivado la entrega de concesiones mineras en el estado de Oaxaca; hoy, para los Valles Centrales esta condición se torna particularmente preocupante, ya que se encuentra concesionado aproximadamente el 80% de los territorios de Ocotlán, Zimatlán, Ejutla, Miahuatlán y Tlacolula.

En los Valles Centrales, se encuentran en etapa de explotación dos proyectos mineros de oro y plata, de los cuáles se han documentado y denunciado una serie de impactos importantes para la región: económicos, ambientales, sociales y culturales. Hablamos del proyecto “San José” en San José del Progreso (Ocotlán) y “El Águila” en San Pedro Totolapam (Tlacolula).

La empresa minera Fortuna Silver Mines (propietaria del proyecto “San José”) tiene concesionada la cantidad de 80 mil hectáreas, que corresponde a 10 veces el tamaño de la ciudad de Oaxaca1. Tan sólo el proyecto San José utiliza 720 hectáreas del municipio de San José del Progreso. Las actividades de preparación del proyecto incluyeron en 2009: desmonte, remoción de suelo, nivelación, compactación y creación de nuevos caminos, según la empresa minera generarán impactos permanentes al ambiente, como alteración de la geoforma y de la profundidad del suelo, erosión y pérdida de suelo natural.

Además de estos impactos, según el Programa de Monitoreo Ambiental del Proyecto, elaborado por el CIIDIR2, expone los siguientes impactos en términos ambientales del proyecto minero “San José”: luminosidad por trabajo nocturno en las áreas de extracción y operación que afecta la fauna local; un consumo de agua es de 1, 500m3 por día (lo que equivale a 1 millón 500 mil litros3, que a su vez corresponde a 150 pipas de agua de 10 000 litros por día) y la existencia de una presa de jales que almacena sustancias potencialmente tóxicas y que tendrá, al finalizar el proyecto, una capacidad de 2, 306, 752 m34 (lo que equivale a 2 mil 306 millones 752 mil litros de contaminantes).

Es importante mencionar que la presa de jales secos presentó 2 derrames el 8 y 10 de octubre de 2018, afectando directamente a la comunidad de Magdalena Ocotlán, la cual hasta el momento se encuentra en incertudumbre sobre la posible contaminación en el Río Coyote y un pozo de agua que abastece de agua potable a la comunidad.

A eso se suma el ruido y vibraciones en el suelo generadas por la detonación de explosivos para la extracción de minerales en dicha mina que se perciben hasta 8 kilómetros de distancia, principalmente en comunidades aledañas: Monte del Toro, Magdalena Ocotlán, San Matias Chilazoa y la Noria de Ortiz.

Para la región de Valles Centrales se tiene planeado impulsar otros 16 proyectos con las mismas características de los que ya se encuentran en etapa de explotación comercial. Algunos grupos, comunidades, colectivos, organizaciones han investigado las implicaciones socio-ambientales que tendrían dichos proyectos en caso de empezar sus actividades, cuyas implicaciones tocan directamente los ámbitos rurales, campesinos e indígenas; sin embargo; poco se ha dialogado sobre las implicaciones que dichos proyectos tendrían para el ámbito urbano.

Desde EDUCA y Oxfam México, queremos continuar el debate en términos de la íntima relación existente entre el campo y la ciudad, y las consecuencias que la actividad minera puede tener sobre esta última incluso cuando opera a muchos kilómetros de distancia. Las comunidades concesionadas se dedican principalmente a la producción de alimentos para autoconsumo y comercialización en la región de maíz, calabaza, chiles, tomate, y otras hortalizas que se consumen en la ciudad. ¿Qué pasaría, por ejemplo, si las tierras donde se cultivan estas hortalizas fueran contaminadas por la actividad minera?

Nuestra intención es ubicar éste y otros posibles impactos en el ámbito urbano de la actividad minera (sobre todo en la calidad del agua, la producción alimentaria, en términos de seguridad etc.) para generar mayor conciencia y una vinculación con las experiencias de defensa de la tierra y los territorios de las comunidades directamente afectadas, en el campo.

Esperamos contar con su participación.

 

 

1 http://www.educaoaxaca.org/observatorio/wp-content/uploads/2015/04/Fortuna-Silver-Mines-FSM-acapara-80-mil-hect%C3%A1reas-de-los-Valles-Centrales-de-Oaxaca.pdf

2 Solicitud de acceso a la información pública: 20OA2014MD030.

3 Programa de Monitoreo Ambiental del Proyecto Minero “San José”, San José del Progreso, Ocotlán, Oaxaca.

4 http://www.educaoaxaca.org/observatorio/san-jose/

Share

observatorio

DENUNCIA OAXACA-01